Móvil y Whatsapp: +56 9 8384 5079 Fijo +56 2 2951 1984 info@borzani.cl

Las habilidades blandas, también llamadas soft skills o habilidades transversales, son un conjunto de competencias que facilitan la interacción entre las personas y sus ambientes. Se trata de habilidades genéricas, requeridas en diversas áreas laborales, profesiones y campos de saber, aunque no se limitan a ellos. De hecho, en todos los aspectos de la vida, en todos los tipos de relación humana, es necesario tener y desarrollar habilidades blandas. Algunas de las más mencionadas en los ámbitos empresarial y académico son: 

  • Flexibilidad
  • Liderazgo
  • Comunicación interpersonal
  • Resolución de conflictos
  • Empatía
  • Ética
  • Capacidad de negociación
  • Toma de decisiones
  • Saber dar feedback

  • Generar confianza
  • Entrenar / formar equipos
  • Trabajo en equipo
  • Trabajo colaborativo
  • Compromiso
  • Adaptación al cambio
  • Competencias digitales
  • Gestión del tiempo

 

Habilidades transversales en América Latina

En el año 2016, un estudio del INET, Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Argentina), en el que se consultaron casi 900 empresas, informó que en 2020 las habilidades emergentes, es decir aquellas que incrementarán en mayor medida su relevancia, serán: Trabajo en equipo, Manejo de herramientas digitales, Gestión de la calidad, Conocimiento de normas y reglamentos, Responsabilidad y compromiso, Idioma extranjero, Predisposición a adaptarse a nuevas tecnologías, Destreza manual, Visión estratégica, Motivación, Comunicación oral, Gestión de proyectos, Planificación, Optimización de procesos, Capacidad de análisis, Entrenamiento y construcción de equipos, Creatividad, Comunicación escrita, Lectura y escritura, Iniciativa, Sentido común y Matemáticas.

 

La comunicación escrita y la capacidad de análisis son las dos habilidades que aparecen como peor puntuadas por la empresas. “Si bien el grado de alfabetización es casi total (97,9%), las empresas perciben importantes falencias en la capacidad de escritura de sus empleados, afectada por factores educativos y culturales.” (Pág 72). En cuanto la capacidad de análisis, “las rutinas de trabajo mecánico y repetitivo pierden ponderación, y el empleado se torna más sofisticado y debe tomar decisiones de operación más complejas.” (Pág 78).

 

En Chile, en un auténtico trabajo colaborativo, varias instituciones del Estado consensuaron un Catálogo de Competencias Transversales para la Empleabilidad (Diciembre, 2017), en el que consideran 6 habilidades: Comunicación, Trabajo en Equipo, Resolución de Problemas, Iniciativa y Aprendizaje Permanente, Efectividad Personal y Conducta Segura y Autocuidado. En el Catálogo, definen las competencias transversales “como un amplio conjunto de habilidades, competencias, comportamientos, actitudes y cualidades personales que permiten a las personas desenvolverse con eficacia en su entorno, trabajar bien con los demás, lograr un buen desempeño laboral y alcanzar sus metas (…)”. 

 

La Mesa Regional de Cooperación sobre Competencias Transversales y Socioemocionales MESACTS (1), en el marco del Proyecto DIALOGAS (2), realizó un informe en octubre de 2017, en el que se analizan las fortalezas y debilidades de los países participantes (ver informe). Allí se encuentra la experiencia de Chile mencionada arriba y las de Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Paraguay y Perú. De los documentos presentados en la Mesa, rescatamos cinco características de las competencias transversales presentadas por Colombia:

  1. Permiten a las personas interactuar con otras personas y en diversos contextos posibilitando el desarrollo humano integral, el reconocimiento y la transformación de la realidad. 
  2. Se adquieren y ejercen a lo largo de la vida y que posibilitan el desarrollo, la realización personal y la inserción efectiva en contextos dinámicos, sociales y productivos. 
  3. Tiene un componente psicosocial y socioemocional que permite a las personas interactuar en sociedad. 
  4. Se desarrollan de manera transdisciplinaria y de manera continua a lo largo de la vida. Requieren de metodologías prácticas para poder desarrollarse. 
  5. Se relacionan con el desarrollo personal que no dependen de un ámbito temático o disciplinario específico sino que se articulan todos los dominios de la actuación profesional y académica. (Pág. 61)

Pero, aunque estas definiciones parecen simples, las competencias no siempre son competencias y no siempre es sencillo ubicarlas en un ámbito (de hecho son «transversales»). Por ejemplo, se engloban en el conjunto competencias, a valores, conductas esperadas, pautas culturales, emociones, elementos de competencias más globales, etc. Continuando con los documentos presentados por Colombia en la Mesa, es interesante ver la extensa lista de Competencias Transversales (68 en total) que propusieron inicialmente, de las que luego seleccionaron 29 (en nuestro listado marcadas en negritas). La primera lista ofrece información menos editada, más espontánea o “en crudo” que incluye habilidades como “higiene”, “desarrollo de los demás”, “contacto visual permanente”, toda una serie de “auto” que son parte de la inteligencia emocional (autoconciencia emocional, autocontrol emocional, autoconcepto, autoaceptación, etc.), entre otras ideas que pueden leerse en la lista a continuación:

  1. 28. Autoconciencia Emocional
  2. Autoevaluación
  3. 27. Autoconfianza
  4. 18. Empatía
  5. Orientación al cliente
  6. Conciencia organizacional
  7. 21. Autocontrol emocional
  8. Formalidad
  9. 2. Responsabilidad
  10. 5. Adaptabilidad
  11. Automotivación
  12. 13. Iniciativa
  13. 17. Resiliencia
  14. Desarrollo de los demás
  15. Influencia
  16. 4. Comunicación
  17. 11. Gestión de conflictos
  18. 7. Liderazgo
  19. Catalización del cambio
  20. Construcción de alianzas
  21. 1. Trabajo en equipo
  22. Gestión de recursos
  23. Automotivación
  24. Higiene
  25. 9. Creatividad
  26. 24. Tolerancia
  27. Analítica
  28. 16. Relaciones interpersonales
  29. 10. Ética
  30. 20. Colaboración
  31. Coordinación
  32. Reflexión
  33. Integridad
  34. Habilidades tecnológicas
  35. Buena gramática

36. 12. Honestidad
37. Contacto visual permanente
38. Buena recepción ante la crítica
39. Autenticidad
40. Flexibilidad
41. 8. Manejo del tiempo
42. 25. Confiable
43. Autoeficiencia
44. 26. Proactividad
45. 3. Compromiso
46. Orientado a los detalles
47. 6. Toma de decisiones
48. 14. Autoestima
49. Relaciones laborales
50. 19. Planificación
51. 29. Trabajo bajo presión
52. Entusiasmo
53. 15. Orientación al resultado
54. Calidad de trabajo
55. Metódico
56. Orden
57. Interés
58. 22. Autonomía
59. 23. Respeto
60. Pensamiento estratégico
61. Visión
62. Orientación
63. Inspirador
64. Autoconcepto
65. Autoaceptación
66. Autocuidado
67. Servicio
68. Efectividad personal 

 

 

 

 

 

Competencias en un mundo complejo y líquido

Cuando hablamos de habilidades de comunicación, liderazgo, trabajo en equipo, autonomía, tendemos a imaginarlas en nuestro propio contexto o en un escenario, material y simbólicamente, más o menos cercano. Pero las habilidades las desarrollamos (y no las desarrollamos) entretejidas a otros muchos aspectos globales, regionales y locales. Igualdad / desigualdad de género, multiculturalidad, inmigración, ecología, empleabilidad, nuevos tipos de trabajo, robotización e inteligencia artificial, personas con discapacidad, ruralidad, culturas originarias, adultos mayores, nuevos derechos civiles, sexualidades, es decir, sea que lo tengamos presente o no, cualquier habilidad transversal que pretendamos desarrollar en nosotros y con otros, está a su vez inmersa y atravesada por un conjunto de realidades, que, con toda seguridad, desconocemos en alguna medida. Esta certeza de la ignorancia es también una competencia.

“Hoy la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas, que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan. (…) Estamos acostumbrados a un tiempo veloz, seguros de que las cosas no van a durar mucho, de que van a aparecer nuevas oportunidades que van a devaluar las existentes. Y sucede en todos los aspectos de la vida. Con los objetos materiales y con las relaciones con la gente. Y con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro, somos conscientes de que somos cambiables y por lo tanto tenemos miedo de fijar nada para siempre. (…) ¿Qué significa ser flexible? Significa que no estés comprometido con nada para siempre, sino listo para cambiar la sintonía, la mente, en cualquier momento en el que sea requerido. Esto crea una situación líquida. Como un líquido en un vaso, en el que el más ligero empujón cambia la forma del agua. Y esto está por todas partes”. Así describía las relaciones, las identidades y el mundo actual el sociólogo Zygmunt Bauman, en la revista La Vanguardia, hace dos años. Adaptación al cambio, adaptabilidad y adaptación a nuevas tecnologías, son competencias laborales mencionadas en los informes que citamos, una adaptación que, junto con la flexibilidad y la conciencia de que somos cambiables (no solo cambiantes) tienen como contrapartida nuevas formas de temor, angustia, soledad, apatía, que también conforman nuestra experiencia vital. Entonces las habilidades que necesitamos desarrollar son de una profundidad mayor que la que le estamos otorgando al considerarlas un complemento de las habilidades duras (y no tan divertidas como los jóvenes que aparecen ilustrando las notas sobre habilidades). Sobre esa profundidad hay que continuar avanzando, ahora que los descriptores de las competencias está entre los temas de conversación favoritos, de gobiernos e instituciones privadas.

 

NOTAS
(1)  La Mesa Regional de Cooperación Técnica sobre Competencias Transversales y Socioemocionales (MESACTS) es un espacio de intercambio y cooperación entre instituciones públicas latinoamericanas comprometidas con el diseño y desarrollo de políticas públicas dirigidas a la evaluación y fortalecimiento de las competencias transversales y socioemocionales.
(2) El proyecto DIALOGAS Desarrollo Inclusivo en América Latina: una oportunidad para Gobiernos y Actores Sociales,  es una iniciativa de la Comisión Europea en el marco de la Mesa Regional de Cooperación sobre Competencias Transversales y Socioemocionales. DIALOGAS tiene por objetivo fortalecer – a nivel regional – los programas de superación de la pobreza y de mejoramiento de la educación, a través de generar dispositivos de apoyo para mejorar la empleabilidad en cada país, a través de la generación de productos que apoyen la adquisición y evaluación de competencias transversales y socioemocionales (CTSE). Los países de la región participantes del proyecto son: Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Paraguay y Perú.

Imagen: 1899: Tsar Nicholas II balancing on a friend. Retronaut