Inteligencia emocional y autorregulación

Compartir el post:

Me llamo Daniel Goleman, soy psicólogo y trabajo como periodista. Soy conocido por mis trabajos sobre inteligencia emocional y otros temas relacionados. Llevo muchas décadas escribiendo sobre esto y le he dedicado mi vida, porque creo que la habilidad, la capacidad de ser inteligente utilizando nuestras emociones, entender lo que sentimos, y por qué es importante cómo se sienten otros, y usarlo en nuestras relaciones, es totalmente necesaria para que funcione bien un matrimonio, la vida en general, el trabajo…en definitiva es esencial para la felicidad. 

La inteligencia emocional tiene que ver con las habilidades personales, no es un aprendizaje académico. Se centra en cómo te manejas a ti mismo y tus relaciones. Hay cuatro partes, la primera es la conciencia de uno mismo, es decir, saber lo que sientes, por qué lo sientes, lo que determina sus consecuencias, lo que puedes hacer bien o mal. Después, gestionarse a uno mismo, ser capaz de cumplir tus metas, ser positivo a los contratiempos, controlas las emociones perturbadoras para que no te destrocen la vida o te impidan hacer lo que quieras hacer. En tercer lugar, la empatía, entender cómo se sienten los demás. Las personas no lo dicen todo con palabras sino con el tono de voz, con el lenguaje no verbal, etc. Así que ser capaz de eso, de entender el punto de vista del otro, y utilizando eso saber qué le pasa a la otra persona. Por último manejar bien las relaciones, colaborar, ser bueno en un equipo, resolver conflictos, influenciar a la gente, persuadir, comunicarse, escuchar, todas esas habilidades. De eso trata la inteligencia emocional.

(…)

Ser inteligente emocionalmente significa darse cuenta de que cada emoción tiene su lugar, cada emoción es un mensaje importante. El problema es cuando las emociones se vuelven muy fuertes o están muy fuera de lugar, son inapropiadas o duran demasiado tiempo. Por ejemplo, si una niña de 8 años se enfada porque no la han invitado a una fiesta, es normal que esté enfadada, ¿cuánto le dura?, ¿sigue enfadada 2 días después, 2 semanas después? Y su madre ¿estará enfada solo por eso, por esa única cosa?, ¿se despierta a las 2 de la mañana preocupada? Estaría fuera de lugar, es demasiado. Tener inteligencia emocional es principalmente escuchar qué te dicen las emociones y asegurarse de que puedes manejarlo si se está entrometiendo en otras cosas que quieres hacer. En otras palabras, una emoción tiene su propósito…

(…) 

Creo que la forma más básica de pensar en la compasión es el sentido de un ejercicio que se encuentra en un estudio del instituto Max Planck de Alemania, para aumentar el sistema compasión del cerebro. Es uno de los 3 tipos de empatía. El primer tipo es la empatía cognitiva: entender lo que piensas, ver tu punto de vista. Significa que puedo comunicarme efectivamente contigo. El segundo es la empatía emocional; sé cómo te sientes porque yo también lo siento. Y el tercero es la preocupación empática. Cada tipo utiliza una parte distinta del cerebro. La preocupación empática, que es la base de la compasión, utiliza el sistema de preocupación de un padre, el amor de un padre por su hijo. Yo creo que la compasión es tomar el sentimiento que tienes por tu propio hijo y aplicarlo a cualquier otra persona.

Hay un ejercicio, como he dicho, que refuerza este sistema; en el que primero piensas en alguien a quien estás agradecido, que ha sido amable y te ha ayudado, quizás tus padres u otra persona, y les deseas que estén seguros, sanos y sean felices, y que tengan una vida plena. Después deseas eso para ti, y para la gente que quieres, tus hijos, tu familia, tus amigos. Después para la gente que conoces del trabajo, de la comunidad, y luego lo extiendes a todo el mundo. Y lo que compartes es el deseo de que la gente tenga una vida feliz, segura y plena. Esa es la compasión, y se expresa de muchas formas, dependiendo de la situación. Quizás solo prestando atención a gente a la que puedes ayudar, dando dinero a alguien necesitado, o haciendo obras de caridad, son las formas más obvias. Pero creo que hay un gran espectro de compasión, que va desde lo que pensamos que es la caridad, hasta solo prestarle atención a alguien, eso es micro compasión. Estar absolutamente presente.

Título: “Versión Completa. Los beneficios de la inteligencia emocional para nuestros hijos. Daniel Goleman”. Medio o canal: BBVA Aprendamos Juntos, 5 de noviembre de 2018. https://www.youtube.com/watch?v=k6Op1gHtdoo

Descubre más

Mensajes de audio
Blog

Mensajes de audio ¿Íntimos, irritantes, prácticos?

Por Carly Lewis. Publicado 27 de febrero de 2024. Actualizado 3 de marzo de 2024. Las notas de voz dan a los usuarios la libertad de pronunciar monólogos largos y sinuosos, para disgusto de algunos

Pregúntame
Blog

Pregúntame

Las preguntas tienen muchas funciones en la comunicación intrapersonal e interpersonal y un gran impacto en el pensamiento y la forma de mirar el mundo. Expresan y delimitan situaciones, cuestionan y generan nuevas preguntas. Colaboran