Borzani Comunicación

asertividad y comunicación

Asertividad y comunicación

Una persona se comunica asertivamente cuando expresa lo que siente y piensa con libertad, sin dañar a otros. La asertividad supone además, el desarrollo de una comunicación interpersonal basada en la confianza, el respeto y la sinceridad. Por el contrario, la NO asertividad se manifiesta en dos conductas extremas: la pasividad, no hacer nada ante la situación, y la agresividad, hacerlo, pero con violencia. 

Hay muchos motivos por los que tendemos a la no asertividad, creo que el principal es el temor a que las personas se enojen, se entristezcan o dejen de querernos si decimos lo que pensamos. La mente tiende a exagerar e imaginar todo lo negativo que ocurrirá si decimos que no o si expresamos nuestra incomodidad con algo. 

La comunicación asertiva implica un cuestionamiento: “algo va por esta vía y pienso que debe ir por esta otra”. Propone un cambio de vía. De hecho, “asertividad” viene de “aserto” que significa “afirmación de la certeza de algo”, es decir que hay algo que creo que es de determinada manera y lo es en oposición a otra. 

Por otro lado, actuar asertivamente nos expone en muchos sentidos. Expone nuestros sentimientos, creencias y vulnerabilidades y no siempre tenemos la energía ni el estado de ánimo que conlleva conversar, explicar o ser cuestionados. Para muchas personas, expresar sus sentimientos es una actividad riesgosa

Si leemos las implicancias mencionadas hasta aquí -arriesgarse, exponerse, cuestionar, ser cuestionado, oponerse, afirmar, proponer– suenan algo negativas y esforzadas, pero puestas en una perspectiva más amplia, se relacionan con características de la creatividad, la innovación y el liderazgo. Por ejemplo, comparten que: 

  • Introducen novedades.
  • Marcan pautas.
  • Promueven cambios.
  • Critican /son críticas.
  • Observan con sensibilidad.
  • Comunican.
  • Afirman y niegan.
  • Colaboran.
  • Manejan el estrés.

Finalmente, tanto el desarrollo de la asertividad, como el de la creatividad, la innovación y el liderazgo, son proporcionales al compromiso y la motivación. Al compromiso porque cuanto más nos importa una relación, un proyecto o un equipo humano, más dispuestos estamos a comunicarnos asertivamente, muchas veces sin ser conscientes de ello; y a la motivación, porque cuanto más nos acerca la conducta asertiva a nuestros objetivos, más fácil y hasta intuitivo, resulta.  

Para quedarnos con algunas precisiones y seguir avanzando, de manera simplificada la comunicación asertiva permite:

  • Expresar nuestra opinión cuando no coincide con la de otros.
  • Exponer nuestro punto de vista tranquilamente.
  • Pedir a alguien que cambie un modo de proceder que nos molesta.
  • Dar una crítica.
  • Reaccionar bien ante una crítica recibida.
  • Sentirse seguro/a al hablar.
  • No intimidarse al relacionarse con personas de autoridad.
  • Decir no.
  • Mantener el propio respeto y mostrar respeto por los demás.
  • Cambiar de opinión.

 

¿Qué podríamos cambiar para desarrollar comunicaciones asertivas?

Primero, desaprender la pasividad-agresividad generalmente aprendida como “buena educación” (“no contestes”, “mejor quedarse callado”). En su lugar, reaprender que es de buena educación y una forma adecuada de comunicarse, el expresar con claridad valoraciones, puntos de vista, necesidades, intereses, desacuerdos, etc. Es decir, aprender a comunicarse asertivamente.

Segundo, desarrollar una autoestima equilibrada. Las definiciones que al respecto se dan desde la psicología son muy enriquecedoras:

“La asertividad se fundamenta en la ausencia de ansiedad ante situaciones sociales, de manera que se hace viable manifestar sentimientos, pensamientos y acciones” (Flores, 1994). 

“Para ser asertivo se necesita aceptarse y valorarse, respetar a los demás, permanecer firmes en las propias opiniones” (Pick y Vargas, 1990). 

“Una persona asertiva (…) tiene una orientación activa en la vida; va tras de lo que quiere; actúa de un modo que juzga respetable; acepta sus limitaciones al comprender que no siempre puede ganar; acepta o rechaza en su mundo emocional a las personas; con delicadeza, pero también con firmeza, establece quiénes son sus amigos y quiénes no” (Rodríguez y Serralde, 1991).

“El ser asertivo es esencialmente respetarse a sí mismo y a los otros al tener la creencia básica de que las propias opiniones, creencias, pensamientos y sentimientos son tan importantes como los de cualquier persona” (Rees y Graham, 1991).

“En un sentido profundo, la asertividad es la seguridad en uno mismo, la tenacidad y persistencia; (…) afirmar, defender, expresarse y actuar de manera directa, con la responsabilidad y habilidad necesarias para mantener las interacciones sociales” (Robredo, 1995).

“Ser asertivo (…) supone un autoconocimiento y el control del propio yo real, y requiere saber escuchar y responder a las necesidades de los otros sin descuidar los propios intereses o principios” (Bishop, 2000).

La persona asertiva se aprecia y se acepta sin juicio crítico destructivo ninguno, le gusta la manera que es en todos los sentidos, busca lo mejor para sí misma, tiene confianza y seguridad en sus capacidades, valora sus esfuerzos y se respeta” (Aguilar, 1993b). (1)

Desarrollar autoestima y autoconfianza también requiere desaprendizaje, sobre todo desasociarles egocentrismo y egoísmo y asociarles paciencia y compromiso con uno mismo. 

 

5 prácticas de comunicación asertivas

De lo dicho hasta aquí, creo que una comunicación asertiva se expresa en que sientes tal seguridad en ti mismo que puedes hablar de forma directa y abierta. Te comparto 5 formas de empezar a trabajar tu asertividad:

1. No alimentar ideas negativas

En lugar de alimentar ideas negativas -¡que son fantasías!- como por ejemplo, “se va a enojar”, dedicarle ese tiempo y esa energía a:

  • Definir con claridad tu punto de vista y adónde quieres llegar.
  • Desarrollar los argumentos.
  • Planificar la conversación.
  • Identificar las principales objeciones.

Es probable que logres buenas comunicaciones y relaciones solo con dejar de rumiar pensamientos negativos y, altamente probable, si además, preparas la charla. 

2. Confrontar con situaciones, no con personas

Convertir los problemas en contiendas personales no facilita nada y daña la relación. Si quien desenfoca la conversación es la otra persona, será suficiente con no responder y permanecer e insistir en “la situación”.  

3. Hablar de ti en primera persona y escuchar

Tus emociones no son hechos, son emociones. Compártelas como tal, “siento”, “pienso”, “creo” y escucha qué tiene para decir la otra persona.

Tus creencias son formas de interpretar el mundo, por eso, habla de lo que sientes / piensas sobre lo que ocurrió o lo que se dijo, explica cómo lo interpretas, nadie puede objetar eso. Pero abre la escucha, percibe ¿qué interpretan, qué sienten, qué piensan otros?

4. Desarrollar una comunicación verbal, corporal y no verbal asertiva

El cómo lo dices es tan, o más importante, que lo que dices:

  • Tono de voz firme pero sin tensión.
  • Comodidad con el espacio, la charla, el ambiente.
  • Actitud corporal segura, atenta, pero ligeramente relajada.
  • Respiración calmada por la nariz.
  • Transmitir la idea con coherencia no verbal (posturas, gestos) y verbal (ritmo, tono).

Evitar:

  • Volumen de voz alto o gritos.
  • Hablar muy rápido. 
  • Pensar ideas negativas sobre la persona antes, durante y después de la charla.
  • Sacarse el problema de encima (se percibe como actitud).

5. Desarrollar habilidades transversales

Como dije al principio, la creatividad, la innovación y el liderazgo tienen un carácter común con la asertividad, por tanto hay todo un conjunto de habilidades para desarrollar. Entre las que identifico como muy necesarias: 

  • Pensamiento crítico.
  • Toma de decisiones.
  • Autonomía.
  • Gestión de conflictos.
  • Comunicación efectiva.
 
(1) Todas las citas fueron tomadas de Gaeta González, Laura; Galvanovskis Kasparane, Agris. “Asertividad: un análisis teórico-empírico” en Enseñanza e Investigación en Psicológia, vol. 14, núm.2, julio-diciembre, 2009, pp. 403-425. Consejo Nacional para la Enseñanza en Investigación en Psicología A.C. Xalapa, México.
Para compartir esta información citar así: Borzani, Bárbara. "Asertividad y comunicación" en Blog Borzani Comunicación. 18 de noviembre 2021, <https://borzani.cl/asertividad-y-comunicacion>. El blog de borzani.com.ar y borzani.cl se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. (2005-2021)

Photo by Orbon Alija on Istockphoto

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *